EDICIONES SOMOS POESÍA NUEVA PSICOLOGÍA TODOS SOMOS CLUB SOMOS
 
 
 
Síguenos en:
Actualidad SOMOS /Blog
facebook   twitter
 

Todos SOMOS es una revista que trata los más diversos temas del ámbito personal, social y familiar desde el punto de vista de la psicología, exponiendo con un lenguaje claro y conciso cuáles suelen ser las causas y las soluciones más habituales para la problemática tratada en la actualidad.

En estas páginas podrás ver las portadas de todos los números aparecidos hasta el momento, así como sus índices y una serie de artículos seleccionados para que puedas apreciar el contenido general de la publicación.

Todos SOMOS desarrolla temas de salud, relaciones, educación, cultura, ocio y calidad de vida

 
 
Número 24
Número 23
Número 22
Número 21
Número 20
Número 19
Número 18
Número 17
Número 16
Número 15
Número 14
Número 13
Número 12
Número 11
Número 10
Número 9
Número 8
Número 7
Número 6
Número 5
Número 4
Número 3
Número 2
Número 1
 
¿Quieres
contarnos algo?
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Equipo Directivo
Editora y Directora:
Mª Carmen Álvarez González
Subdirectores:
Antonio P.Pérez Jiménez
Isabel Vázquez Salinas
 

NÚMERO 10
DIMENSIONES: 15x21cm.
PÁGINAS: 52
PRECIO: 4,5 €

 

NÚMERO 10
SUMARIO
Cerebro y conducta
El mundo inconsciente
La sede de la conciencia
Educación
Los caminos de la escolaridad. La ley de calidad (LOCE)
Entrevista
Lolita
Vértices
La obediencia a la autoridad
Los experimentos de Milgram
Experiencias vitales
Vivir la guerra(Fin)
Toda una vida de sentimientos
Memorias(1)
Relaciones
La monotonía en la relación de pareja
¿Qué hacer frente al desencanto?
Encuentros
Los debates SOMOS-PSICOLOGÍA
Selecciones breves
Cultura y ocio
La biblioteca
Generaciones
¿Cómo vivimos la muerte?
Tipos de muerte
La voz del lector
Preguntas y respuestas
Sexualidad
Menopausia-andropausia: Su influencia en la relación
Los climaterios: masculino y femenino
Calidad de vida
Rolfing©, sus beneficios
Las culturas del Olivo

 
 
 
 

Ser feliz en pareja
Mª Violeta Recio Brasero. Psicóloga y terapeuta de familia y pareja

Frecuentemente oímos comentar: "Hemos sido una pareja feliz durante muchos años. Disfrutábamos saliendo con amigos, de viaje, haciendo actividades, y, sobre todo, pasando gran parte del tiempo juntos. Nunca nos aburríamos, siempre teníamos algo que decirnos, algo interesante que escuchar."

¿QUÉ HACER cuando la monotonía marchita la relación de pareja?
Con el aburrimiento, comienzan a hacerse patentes las espinas de las rosas
"Nuestra satisfacción se colmó de dicha cuando nacieron nuestros hijos. Pero, con su llegada, nuestra vida dio un giro de 180º que no siempre supimos afrontar. Ya no teníamos libertad para salir, para realizar aquello a lo que estábamos habituados, para comunicarnos distendidamente, etc. Ellos nos ocupaban todo nuestro tiempo.
Así ha pasado gran parte de nuestra vida, y ahora que los hijos son algo mayores y nos dejan más tiempo libre, nos da pereza salir, nos aburrimos, tenemos pocos temas de los cuales charlar, nuestra vida sexual flaquea. Y, parece que nada nos ilusiona.
En ocasiones, pienso que nuestra apatía puede llevarme a perder a mi pareja, a quien quiero pero con la que todo se nos vuelve monótono y aburrido. A veces me da miedo pensar que pueda buscar, en otra persona, aquello tan hermoso que teníamos, pero que en estos momentos carecemos".

Asumir la realidad
Cuando la pareja comienza a caminar junta, el terreno suele ser un camino de rosas, donde ninguno de los miembros observa ningún defecto en el otro. Todo es una percepción subjetiva que hace afortunado a quien la siente.
Pero el tiempo transcurre y, con él, los largos periodos de compartir, de ceder, de anteponer, de nuevas obligaciones, de descuidos, y como no, de aburrirse juntos porque se ha caído en un periodo de monotonía.
Con el aburrimiento, comienzan a hacerse patentes las espinas de las rosas, y empiezan a deteriorarse aspectos tan importantes como: la comunicación; siendo esta cada vez más distante, menos duradera y más negativa.

Se comienza a comparar la propia relación con otras relaciones vistas como mejores que la suya propia.

La vida sexual de la pareja se vuelve más inapetente, y más fría. Manteniendo las relaciones sexuales como obligación, o por miedo a que se busque el sexo fuera de la pareja.
Se comienza a fantasear sobre lo que ha sido y lo que es. Sobre lo que pudiera ser y, sin embargo no es. Se comienza a comparar la propia relación con otras relaciones vistas como mejores que la suya propia.
Y, llegados a este punto de la relación, cuesta mucho retomar o convertir esa relación en lo que era en un principio. Hay que ser realistas, no debemos crearnos falsas expectativas:
"La pareja cambia y no se puede volver a la relación del pasado. Aunque hay que trabajar la convivencia para potenciar reencuentros que frenen el declive".

¿Por qué surge el desencanto?
1º) Porque todas las parejas crecen al igual que las plantas. Y, al igual que estas, su belleza y crecimiento va a estar en función del cuidado que se les de. Así como su fuerza ante las crisis va a depender de las raíces que hayan formado.
Y, como las plantas que están más hermosas a medida que crecen, la pareja también debe encontrar esa belleza a medida que evoluciona; pero ello, sólo se conseguirá si se ha regado y mimado, día a día, como a las plantas.
2º) Porque la pareja debe disfrutar el momento en que se encuentra y, si se obsesiona mirando atrás, hacia el pasado, se perderá el presente. Como sucede cuando vamos conduciendo y nos quedamos mirando por el retrovisor ¿QUÉ OCURRE? Que nos chocamos. Pues, en la pareja pasa exactamente lo mismo. Si nos centramos en mirar el pasado, entramos en crisis con el presente.
Asimismo, si, por el contrario, nos preocupamos por mirar hacia el futuro, pendientes de lo que puede suceder estaremos poniendo barreras al vivir aquí y ahora... Ya que, mientras fantaseamos no disfrutamos. Si nos centramos en imaginar cómo será la planta de grande, fuerte y hermosa, y sin embargo no la regamos, no la mimamos, la tenemos sin luz, sin aire... evidentemente, se va a marchitar y acabará muriendo.
3º) Porque las comparaciones son dañinas. Y, cuando hacemos comparaciones entre nuestra relación de pareja con otra relación que nos parece, a simple vista, más satisfactoria, o comparamos nuestra relación actual con la relación vivida en otro momento de nuestra vida, acabaremos ignorando la realidad actual y las necesidades puntuales de nuestra pareja.

¿CÓMO EVITAR LA MONOTONÍA?
Para conseguirlo, con sólo trabajar sobre cinco puntos, iremos despertando sentimientos que teníamos aletargados:
1 ESPONTANEIDAD:
Cuando la pareja se mueve en función de la rutina diaria, de actividades, de horarios y costumbres, es difícil salir; pero la improvisación, hacer algo nuevo, permitirá despertar a la pareja. Ya que antes se funcionaba de manera automática. Pero... ¿cómo puedo ser espontáneo, si hace tiempo que no lo soy?
Para ser espontáneo no se necesita mucho, sólo la imaginación y la acción:
*** Imagina que vuelves a tener la edad en la que te movías con libertad, olvida por un momento tus responsabilidades. Atrévete a hacer eso que se te ha pasado por la cabeza, no lo dejes en el pensamiento, llévalo a la práctica con tu pareja.
*** No hay que tener miedo a que tu pareja se asuste, porque sino el miedo te paraliza y te echa hacia atrás y al final no se es espontáneo/a.
*** Sé impulsivo/a, en algo que sabes que le va a gustar a tu pareja, aunque al principio le cueste adaptarse, y disfrutarlo juntos.

2 SORPRESA:
Sorprende a tu pareja con un detalle que le llegue a la fibra sensible. Por ejemplo, un viaje de un fin de semana, una cena romántica, un regalo, etc.
Busca algo que sepas que le va a sorprender y le va a gustar, tu eres quien mejor conoces a tu pareja.

3 UNA NUEVA AFICIÓN:
Haz una lista de, al menos diez, actividades que nunca has hecho y que siempre pensabas que el día que tuvieses tiempo realizarías.
Igualmente, pídele a tu pareja que te haga una lista de diez actividades que le gustaría hacer si tuviese tiempo.
Una vez ejecutadas las dos listas, busca aquellas en las cuales coincidís, y haceros un plan de acción para realizar alguna de ellas: día, lugar, hora, etc. para así no olvidarlo.
Si os resulta difícil encontrar nuevas actividades, podéis buscar en aquellas que os gustaría de nuevo retomar. Una vez que coincidáis en ellas, marcaros el planning de ejecución.

4 COMUNÍCATE:
Cuando se funciona de forma automática hacemos las cosas como los robots, y, como ellos, creemos que no necesitamos dialogar, pero nosotros no somos robots, somos seres humanos, y como tales necesitamos ser escuchados y también debemos escuchar. En ese diálogo, debemos aprender a decir cosas que nos gustan del otro al igual que nos gusta escuchar cosas positivas de nosotros mismos.
Marcaos un tiempo de 15 minutos a la semana para deciros únicamente cosas agradables el uno del otro.

5 EXCITAR:
En toda situación de desencanto en la pareja, la vida sexual se suele tener un poco descuidada. Y, aunque evidentemente, no puede haber la misma fogosidad que había al comienzo de la relación, ya que se era más joven, se tenían más energías... Sin embargo, aunque no estemos en la plenitud de la sexualidad, eso no significa que se abandone. La sexualidad en la pareja no se debe descuidar.
Ponte atractivo/a para tu pareja, visita la peluquería, cuida tu aspecto, gústate a ti mismo/a, para manifestarte con más seguridad y alegría y así gustar más a tu pareja. Planea algún encuentro interesante, reencuéntrate, utiliza tus juegos de seducción que seguro conoces muy bien. Y, lo demás vendrá según la marcha.
Si se trabajan bien estos cinco pasos, la rutina y el aburrimiento quedarán enterrados.