EDICIONES SOMOS POESÍA NUEVA PSICOLOGÍA TODOS SOMOS CLUB SOMOS
 
 
 
Síguenos en:
Actualidad SOMOS /Blog
facebook   twitter
 

Todos SOMOS es una revista que trata los más diversos temas del ámbito personal, social y familiar desde el punto de vista de la psicología, exponiendo con un lenguaje claro y conciso cuáles suelen ser las causas y las soluciones más habituales para la problemática tratada en la actualidad.

En estas páginas podrás ver las portadas de todos los números aparecidos hasta el momento, así como sus índices y una serie de artículos seleccionados para que puedas apreciar el contenido general de la publicación.

Todos SOMOS desarrolla temas de salud, relaciones, educación, cultura, ocio y calidad de vida

 
 
Número 24
Número 23
Número 22
Número 21
Número 20
Número 19
Número 18
Número 17
Número 16
Número 15
Número 14
Número 13
Número 12
Número 11
Número 10
Número 9
Número 8
Número 7
Número 6
Número 5
Número 4
Número 3
Número 2
Número 1
 
¿Quieres
contarnos algo?
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Equipo Directivo
Editora y Directora:
Mª Carmen Álvarez González
Subdirectores:
Antonio P.Pérez Jiménez
Isabel Vázquez Salinas
 

NÚMERO 11
DIMENSIONES: 15x21cm.
PÁGINAS: 52
PRECIO: 4,5 €

 

NÚMERO 11
SUMARIO
Cerebro y conducta
Diestros-Zurdos. La lateralidad en manos del cerebro
Educación
Educación en familia. Liderazgos en los padres
Entrevista
Nieves Herrero
Vértices
Las personas con discapacidad intelectual
Experiencias vitales
Toda una vida de sentimientos(2)
Memorias(2)
Relaciones
Convivencia eficaz en pareja. Evitar el fracaso
Encuentros
Entrevista a Francisco Santolaya, Decano
del Colegio Oficial de Psícólogos Estatal
Selecciones breves
Cultura y ocio
La biblioteca
Generaciones
La crianza de hijos con discapacidad
La voz del lector
Preguntas y respuestas
Sexualidad
La erótica en la pareja
Ocio y Calidad de vida
El olivar español. La producción ecológica

 
 
 
 

Educación en familia.
ESTILOS DE LIDERAZGO DE LOS PADRES

Ana Roa. Pedagoga. Especialista en Análisis transaccional 

Entre toda la gama de estilos educativos dentro de la familia, el basado en la autonomía y el amor, en la comunicación y la aceptación, es el que permite un desarrollo más armónico de los niños/as.

¿Sabemos ser padres de un modo positivo?
Cuando estamos delante de nuestros hijos/as nos asaltan las dudas y, a veces, creyendo que hacemos las cosas bien no atendemos sus auténticas necesidades. Cuando llegamos cansados del trabajo podemos consentir demasiado y no establecer unos límites adecuados: TODO LO PERMITIMOS. O, por el contrario, podemos estar demasiado pendientes e incluso volvernos agresivos proyectando el MAL HUMOR, producto de nuestro propio cansancio, sobre los niños. Ninguna de estas dos situaciones favorecerá un desarrollo armónico de los hijos. Ellos están bajo nuestra tutela y debemos equilibrar PERMISIVIDAD Y AUTORIDAD para conseguir eficacia en las relaciones dentro de la familia.

¿CÓMO TRATAR A LO HIJOS/AS?
El autor José Francisco González, en su libro "Ser padres hoy", nos marca una serie de pautas a tener en cuenta:
· Es normal que aparezcan dudas e inquietudes en cuestiones de educación, no pasa nada. A veces puede que las cosas salgan mal sin que esa sea nuestra intención, y no debemos culparnos por ello.
· Nuestros hijos no son pequeños, en relación a las capacidades que corresponden a su edad.
· Debemos desechar la idea de que cualquier hecho puede traumatizar a los hijos.
· Un sentimiento de culpabilidad desembocará en una sobreprotección hacia nuestros hijos.
· Las normas y las reglas son necesarias, nuestro hijo las necesita.
· La libertad y la educación de nuestros hijos se basan en las normas, los límites y, por supuesto, en el amor.
· El tiempo que pasemos con nuestros hijos debe ser un tiempo en el que prime la calidad y dedicación sobre la cantidad.
Por su parte, la autora María Jesús Álava, en su libro "El también nos ayuda a crecer" apunta que "en la educación familiar no se puede considerar progresista a quien no pone límites, ni tradicional al que sólo quiere el inmovilismo. Cuando decimos que los niños/as necesitan pautas, normas, reglas, límites... nuestro objetivo es prepararlos para ser adultos libres en el futuro que les espera, en ocasiones no demasiado fácil..."

LA EDUCACIÓN DENTRO DE LA FAMILIA
El estilo educativo empleado por los padres refleja su autoestima e influye en la personalidad y en la autoestima de sus hijos. El amor perfecciona todos los estilos educativos, y constituye la base de una vida familiar positiva. Hasta los años 80 el modelo educativo más común y más tradicional era el MODELO AUTOCRÁTICO O AUTORITARIO. Este modelo mantenía una estructura piramidal en la que los padres imponían sus ideas de manera rígida, sin tener en cuenta las opiniones de sus hijos. La comunicación era siempre unidireccional y sólo se tenían en cuenta los deberes que el niño/a debía cumplir.

El estilo educativo empleado por los padres refleja su autoestima e influye en la personalidad y en la autoestima de sus hijos/as.

Como reacción a este modelo surge el MODELO PERMISIVO O DE DEMASIADA LIBERTAD. Los padres son ahora demasiado indulgentes, y los niños/as están sin referencias, no tienen límites para determinadas conductas. Carecen de unos valores que les permitan asumir responsabilidades y orientar sus actos para lograr una estabilidad.

Analizando el Modelo Autocrático

Los padres en este modelo tienden a:
· Hacer uso excesivo de su poder.
· Asumir un total control y toda la responsabilidad de las decisiones.
· Pensar que su forma de ver las cosas es la única correcta.
· Sentirse superiores, desconfiados y agobiados por su responsabilidad educativa.

Los hijos en este modelo:
· Desean que se les indique siempre qué hacer..
· Carecen de un sentido de responsabilidad personal.
· No son creativos, carecen de imaginación.
· Se muestran bien sumisos y retraídos (aceptando su falta de poder) o desafiantes y rebeldes (luchando por el poder)
· Se sienten con baja autoestima, recelosos, indefensos y solos.

 

En el análisis del Modelo Permisivo

Los padres en este modelo SUELEN:
· Creer que no tienen derechos.
· Justificar todo lo que hacen los niños
· Demostrar poco interés por sus hijos o por lo que hacen.
· Se sienten desalentados, confusos, agobiados y con baja autoestima.

Los hijos en este modelo:
· Tienen problemas para aceptar límites (aunque al mismo tiempo los desean)
· Carecen de autodisciplina y responsabilidad.
· Pueden realizar una inversión perjudicial de roles con sus padres.
· Piensan que tienen derecho a hacer lo que deseen.
· Se sienten inseguros, desconcertados, dependientes, rodeados de confusión e incoherencia.

Un buen modelo educativo es el que se propone actualmente, el MODELO DEMOCRÁTICO. En este modelo los padres son consejeros y entrenadores de sus hijos. La autoridad está fundamentada en el diálogo, las necesidades de todos los miembros de la familia se consideran importantes, padres e hijos son sujetos activos y responsables de su propio proceso educativo.

Analizando el Modelo Democrático
Los padres en este modelo:
·
Se hacen cargo de si mismos y de la familia
· Ofrecen una estructura organizada, pero dejan lugar a la flexibilidad y a la libertad personal.
· Dejan escoger a sus hijos entre opciones apropiadas a su edad.
· Alientan a sus hijos a participar en la realización de proyectos y en la toma de decisiones, aunque siempre fijando ciertas reglas.
· Son respetuosos y respetados, aman y son amados, confían en sí mismos y en sus hijos y se muestran sensibles a sus necesidades.

Los hijos en este modelo:
· Respetan las reglas.
· Son disciplinados y responsables, competentes e independientes.
· Comprenden las relaciones causa-efecto.
· Se sienten valiosos, importantes, seguros y merecedores de su propio respeto.

En nuestra sociedad democrática, donde las personas deben ser capaces de tomar decisiones y pensar por sí mismas, la familia democrática constituye la base de la responsabilidad y del sentimiento de equipo. Cuando los niños son pequeños, los padres tenemos la responsabilidad total de su cuidado y protección, pero a medida que crecen y maduran podemos empezar a compartir esta autoridad y esta responsabilidad sin dejar de guiarlos y protegerlos como nos corresponde.

Carta de un hijo a todos los padres del mundo

1) No me des todo lo que pido. A veces sólo lo pido para ver hasta cuánto puedo coger.
2) No me grites. Te respeto menos cuando lo haces, me enseñas a hacerlo a mí también y yo no quiero hacerlo.
3) No me des siempre órdenes. Si en vez de órdenes, a veces me pidieras las cosas, yo lo haría más rápido y con más gusto.
4) Cumple las promesas, buenas o malas. Si me prometes un premio, dámelo, pero también si es un castigo.
5)No me compares con nadie, especialmente con mi hermano o hermana. Si tú me haces lucir mejor que los demás, alguien va a sufrir, y si me haces lucir peor que los demás, seré yo quien sufra.
6) No cambies de opinión tan a menudo sobre lo que debo hacer. Decide y mantén esa decisión.
7) Déjame valerme por mí mismo. Si tú haces todo por mí, yo nunca podré aprender.
8) No digas mentiras delante de mí, ni me pidas que las diga por ti, aunque sea para sacarte de un apuro. Me haces sentir mal y perder la fe en lo que dices.
9) Cuando yo hago algo malo, no me exijas que te diga el porqué lo hice. A veces ni yo mismo lo sé.
10) Cuando estés equivocado en algo, admítelo y crecerá la opinión que yo tengo de ti y me enseñarás a admitir mis equivocaciones también.
11) Trátame con la misma amabilidad y cordialidad con que tratas a tus amigos; porque seamos familia, eso no quiere decir que no podamos ser amigos también.
12) No me digas que haga una cosa y tú no la haces. Yo aprenderé y haré siempre lo que tú hagas, aunque no lo digas. Pero nunca haré lo que tú digas y no hagas.
13) Enséñame a amar a Dios. No importa si en el colegio me quieren enseñar, porque de nada vale si yo veo que tú ni conoces ni amas a Dios.
14) Cuando te cuente un problema mío no me digas: no tengo tiempo para boberías o eso no tiene importancia. Trata de comprenderme y ayudarme.
15) Y quiéreme y dímelo. A mi me gusta oírtelo decir, aunque tú no creas necesario decírmelo.