EDICIONES SOMOS POESÍA NUEVA PSICOLOGÍA TODOS SOMOS CLUB SOMOS
 
 
 
Síguenos en:
Actualidad SOMOS /Blog
facebook   twitter
 

Todos SOMOS es una revista que trata los más diversos temas del ámbito personal, social y familiar desde el punto de vista de la psicología, exponiendo con un lenguaje claro y conciso cuáles suelen ser las causas y las soluciones más habituales para la problemática tratada en la actualidad.

En estas páginas podrás ver las portadas de todos los números aparecidos hasta el momento, así como sus índices y una serie de artículos seleccionados para que puedas apreciar el contenido general de la publicación.

Todos SOMOS desarrolla temas de salud, relaciones, educación, cultura, ocio y calidad de vida

 
 
Número 24
Número 23
Número 22
Número 21
Número 20
Número 19
Número 18
Número 17
Número 16
Número 15
Número 14
Número 13
Número 12
Número 11
Número 10
Número 9
Número 8
Número 7
Número 6
Número 5
Número 4
Número 3
Número 2
Número 1
 
¿Quieres
contarnos algo?
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Equipo Directivo
Editora y Directora:
Mª Carmen Álvarez González
Subdirectores:
Antonio P.Pérez Jiménez
Isabel Vázquez Salinas
 

NÚMERO 13
DIMENSIONES: 15x21cm.
PÁGINAS: 52
PRECIO: 4,5 €

 

NÚMERO 13
SUMARIO
Cerebro y conducta
Las raíces del miedo
La enfermedad sin miedo
La evaluación del miedo
Educación
Liberarse de las fobias
Tipos de fobias
La risa contra el miedo: la risoterapia
Entrevista
Dr. Rodríguez Delgado
Vértices
Alteraciones infanto-juveniles
Tratamiento del trastorno mental
Experiencias vitales
Memorias de guerra (4)
"Réquiem por los analfabetos funcionales"
Relaciones
¿Puedes ser feliz? La empatía interpersonal
Encuentros
Encuentros con la Psicología
Grupo Luria
El test de Rorschach
Selecciones breves
Cultura y ocio: Extremadura
La biblioteca
Generaciones
Las vivencias de la maternidad.
Sexualidad
Sexualidad y embarazo
La voz del lector
Preguntas y respuestas
Ocio y Calidad de vida
Los productos transgénicos: Riesgos

 
 
 
 

¿Puedes SER FELIZ?
Mª Violeta Recio Brasero.
P
sicóloga y Terapeuta especialista en Familia/Pareja. 

Según me voy haciendo mayor, más recuerdo mi infancia... Ahora, todo me parece tan complejo... no se disfruta de lo que se tiene y se nota la ausencia de lo que se carece.

El reencuentro con los amigos de mi niñez y conmemorar las viejas anécdotas vividas, me hace despertar sentimientos de añoranza. Entonces, empiezo a comparar aquella etapa, en la que éramos unos críos, con la que estamos viviendo en la actualidad; y me entristezco pensando que el pasado fue más bonito, en él no existían complicaciones, con cualquier cosa y en cualquier lugar se era feliz. Ahora... las cosas son bastante más complicadas, todo son responsabilidades... A pesar de tenerlo casi todo, me parece que no tengo nada, nada me llena.
A veces llego a pensar que la felicidad es algo de lo que todos hablamos, y sólo la viven los pequeños.
Cuando somos adultos, nuestra vida da un giro de 360º en comparación con la etapa de nuestra infancia, ya que las responsabilidades explícitas e implícitas, que se exigen o se esperan de un adulto, en un niño son realizadas por sus padres o los tutores de estos.
Cuando se es niño se vive ese momento sin pensar, y se disfruta de la actividad que se realiza desde ese presente; mientras que el adulto, al mismo tiempo que está realizando una actividad, su pensamiento está en otro lado, impidiéndole así poder disfrutar de lo que está haciendo, del lugar del momento.

La felicidad es aquel sentimiento en el que se engloba una serie de sensaciones como bienestar, seguridad, tranquilidad, despreocupación, alivio, paz, gozo, etc.

Todas las personas estamos en la búsqueda de alcanzar la felicidad. Las claves que nos acercarán al logro de esa felicidad, dentro de sus matices, podríamos resumirlas en los siguientes puntos.

1. Intentar conocerse a sí mismo
Aunque nunca llegamos a conocernos por completo, es importante que no seamos unos desconocidos para nosotros mismos. Cuanto más y mejor seamos capaces de conocernos, mejor sabremos diferenciar si lo que hacemos nos gusta por nosotros mismos, o simplemente por lo que nos han hecho creer que nos gusta y, por eso lo hacemos. Si se da el caso de lo primero, que nos gusta realmente, disfrutaremos de ello. Pero, si se da lo segundo, que creemos que nos gusta, el disfrute será menor o no nos deleitará en absoluto.
Para ayudarnos a conocernos mejor necesitamos dedicar algo de tiempo a reflexionar sobre ello. Tomémonos de vez en cuando un día para nosotros: Primero, escogemos el entorno que nos ha de rodear y nos ayudará a pensar acerca de nuestros gustos, aversiones, expectativas, ilusiones. metas... Y, cuando estamos en el entorno elegido, preparamos el ambiente, un ambiente acogedor y tranquilo que invite a reflexionar.
Una vez situados, nos acomodamos y realizamos una lista de las cosas que vamos a analizar. Cuando tenemos confeccionada la lista, comenzamos por el primer punto de la lista seleccionado, y nos hacemos la siguiente pregunta:

>¿Por qué se hacen las cosas, por agradarnos a nosotros o por agradar a los demás?

Una vez realizada la pregunta, hemos de dar una respuesta.
El agradar a los demás no significa que seamos felices nosotros. Debemos hacer entender a las personas que nos rodean y a uno mismo, que el sentirse bien, a gusto, plácido, etc. en primera persona, hará feliz a todos.

2. Aceptarse tal y cómo uno es
Nadie es perfecto, y por ello, todas las personas, sin excepción alguna, tienen virtudes y defectos.
Lo importante es saber asumir cómo es uno mismo:
· Potenciando lo bueno y agradable que hay en uno mismo. Y...
· Aceptando o mejorando -si no es posible- aquello que no nos gusta de nosotros mismos.
Cuando no damos importancia a lo que nos desagrada de nosotros mismos, conseguimos también que las personas no presten atención a esas características, y por lo tanto, pasen más fácilmente desapercibidas o con la proporción real, sin valoraciones exageradas. Si además se recalca lo que nos gusta de nosotros, hacemos que los demás se centren en ello, consiguiendo como respuesta que se nos conozca por lo que queremos resaltar, lo agradable, y no por lo que tapamos.
Para ello, es importante querernos tal como somos y, si nos queremos tal cual, conseguiremos que los demás nos quieran de la misma forma.

3. Buscar objetivos alcanzables y viables
En muchas ocasiones, no estamos satisfechos con nuestra vida por que nos dejamos llevar, según van llegando las cosas, no marcamos nosotros el camino.
Es importante elaborar una serie de objetivos a alcanzar para diferentes tiempos:
· Objetivos a conseguir en un Corto Plazo de tiempo.
· Objetivos a alcanzar en un Plazo MEDIO.
·
Y objetivos a lograr a LARGo Plazo.
Estos objetivos deben ser elaborados individualmente, y aclarados paso a paso tal y como se han de conseguir.

4. Utilizar el fracaso como impulso hacia adelante
Cuando los objetivos que se han marcado no se consiguen adecuadamente, bien por atribuciones internas o bien por atribuciones externas a nosotros, no debemos defraudarnos, al contrario, nos debe de servir como empuje para intentarlo de nuevo y con una fuerza mayor, generada del impulso tomado.
PRIMERO: Analizando la causa por la que no se ha logrado. Para ello, debemos plantearnos el porqué no se ha logrado:
· Si ha sido porque se ha elaborado mal el planteamiento para su desarrollo.
· Si ha habido influencias externas que lo han impedido.
· Si los objetivos a lograr no son viables.
PRIMERO: Una vez que se sabe la causa que ha impedido o impide lograr que se realice el objetivo marcado, se intentará subsanar.
En el caso de no haber elaborado el plan correctamente, se comenzará a desarrollar un nuevo plan y se intentará de nuevo conseguir alcanzar dicho objetivo. Si el objetivo marcado no se ha conseguido por influencias externas, se intentarán controlar dichas influencias y se intentará de nuevo. Y, en el caso de que la/s causa/s por las que no se ha podido lograr haya sido que los objetivos establecidos eran improbables de conseguir, en este caso habrá que cambiar los objetivos, a unos que realmente sean probables de alcanzar.

5. Disfrutar de los pasos que se van consiguiendo
En el momento que logramos un avance, por pequeño que este sea, es bueno reconocerlo y recrearse en los resultados. Dar un tiempo de celebración a cada paso logrado, siendo el siguiente de un tiempo mayor. Piensa en las sensaciones y emociones gratificantes que sentirás cuando por fin se consiga la meta marcada y, en cada paso que des para su logro párate un rato e imagina esa sensación placentera de lograr ese fin deseado.