EDICIONES SOMOS POESÍA NUEVA PSICOLOGÍA TODOS SOMOS CLUB SOMOS
 
 
 
Síguenos en:
Actualidad SOMOS /Blog
facebook   twitter
 

Todos SOMOS es una revista que trata los más diversos temas del ámbito personal, social y familiar desde el punto de vista de la psicología, exponiendo con un lenguaje claro y conciso cuáles suelen ser las causas y las soluciones más habituales para la problemática tratada en la actualidad.

En estas páginas podrás ver las portadas de todos los números aparecidos hasta el momento, así como sus índices y una serie de artículos seleccionados para que puedas apreciar el contenido general de la publicación.

Todos SOMOS desarrolla temas de salud, relaciones, educación, cultura, ocio y calidad de vida

 
 
Número 24
Número 23
Número 22
Número 21
Número 20
Número 19
Número 18
Número 17
Número 16
Número 15
Número 14
Número 13
Número 12
Número 11
Número 10
Número 9
Número 8
Número 7
Número 6
Número 5
Número 4
Número 3
Número 2
Número 1
 
¿Quieres
contarnos algo?
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Equipo Directivo
Editora y Directora:
Mª Carmen Álvarez González
Subdirectores:
Antonio P.Pérez Jiménez
Isabel Vázquez Salinas
 

NÚMERO 17
DIMENSIONES: 15x21cm.
PÁGINAS: 52
PRECIO: 4,5 €

 

NÚMERO 17
SUMARIO
Cerebro y conducta
Dibujar con los dos lados del cerebro
Aprender a ver
Educación
Escuela de padres
¿Es normal tener celos?
Dudas y respuestas
Entrevista
Manolo Royo
Vértices
La asertividad
Hablando de la enfermedad mental
Las reformas psiquiátricas
Experiencias vitales
Memorias de guerra (Fin)
De niño de la calle a ayudante de policía
Encuentros
Fundación PSIME
El valor del juguete
Relaciones
Bella
En busca de la belleza
Selecciones breves
Cultura y Ocio
Zaragoza 2008
Madrid 2012
La biblioteca
Generaciones
El mito del heroe violador
Sexualidad
Mujer y seducción
Calidad de vida
¿Qué es un alimento biológico?
La agricultura "bio" española

 
 
 
 

Escuela de padres
¿ES NORMAL TENER CELOS?

Ana Rosa. Pedagoga. Profesora E.I.

CELOS: Griego “zèo”, “yo hiervo”. Desagradable sensación que nos produce todo lo que nos estorba o trata de desbaratar nuestros esfuerzos para mantener la posesión única de un objeto querido: ya sea persona, posesiones, posición...

Los CELOS infantiles
Al tratar cualquier tema infantil hay que considerar la diferencia entre lo EVOLUTIVO y lo PATÓLOGICO. Hablando de celos, los padres necesitamos reconocer este sufrimiento del niño como algo natural para poderle ayudar a superarlo. Hay que permitir y potenciar que el niño no oculte sus sentimientos, dejándole que se explique sin miedos para evitar resentimientos más peligrosos y angustias posteriores. Si no oculta sus sentimientos es mucho MEJOR. Así, nuestro hijo nos dirá directamente y con sinceridad: el hermanito es feo”, “no lo necesitamos”, “sólo sabe llorar”, “¡podemos venderlo a otros papás!”... Se trata de una rivalidad abierta, claramente expresada hacia el otro, de manera verbal.
De esta forma, los padres actuaremos tranquilos y le diremos que no se preocupe pues tiene un lugar seguro en nuestro corazón; puede confiar en nosotros, él es único... a la vez que su hermanito. Si lo hacemos de este modo le ayudaremos a reequilibrar su ansiedad y su desconfianza, en un periodo breve de tiempo. Los celos serán, en este caso, una manifestación normal de la adaptación a un nuevo ambiente familiar. Y sus sentimientos, expresados con claridad, nos habrán aportado pistas concretas para acogerlo, ser tolerantes con él y tener en cuenta que podrá tener regresiones pasajeras que desaparecerán cuando se normalice la situación familiar. Son CELOS EVOLUTIVOS, situaciones por las que el niño debe pasar y le servirán de experiencia positiva en el desarrollo de su conducta social si la actuación de nosotros, los padres, es la correcta.
Sin embargo, en otras ocasiones, estas adaptaciones y normalizaciones fracasan y los celos pueden mantenerse o manifestarse de manera PATOLÓGICA, casi obsesiva, apoderándose de los pensamientos del niño durante mucho tiempo del día, lo que le causará estrés y comportamientos que pueden resultarnos sorprendentes y poco habituales en él.

Los celos patológicos:
Podemos calificar de patológico cuando los celos permanecen y alteran el comportamiento. Así tenemos manifestaciones en las que puede:
-Realizar actuaciones agresivas hacia el bebé: empujarlo, apretarle fuerte la cara, quitarle sus cosas, pellizcarlo, tirarlo del pelo, morderlo, quitarle cosas que hasta ahora sólo eran suyas…
-Dirigir su hostilidad contra la madre. Son los casos de niños que no quieren comer, desobedecen, mojan la cama otra vez (enuresis secundaria pues la primaria ya habría remitido) y se oponen a lo que la madre les pide pues la culpan de que haya venido otro niño… ¡Ya no te quiero mamá!
-Dirigir su hostilidad hacia sí mismos. Son los casos de niños que se repliegan, se “quitan de en medio”. Se consideran culpables de que sus padres les quieran menos.
-Intentar desplazar al hermanito: Son los casos en los que se quejará de dolores de tripa, de cabeza o vomitará… atrayendo hacia él toda la atención posible por parte de sus padres.
-Regresar a conductas infantiles ya superadas. Son los casos de niños que quieren tomar otra vez el biberón, quieren usar chupete, hablan utilizando una jerga infantil, exigen que se mantenga encendida la luz de la habitación, se levantan de la cama y se van a la de los padres, tienen pesadillas, terrores nocturnos... No quieren ir al colegio porque les produce ansiedad, temen alejarse de su madre y dejar toda la atención materna al otro...